FacebookTwitterYoutubeInstagramTelegram

"Diosito nos acompaña siempre". O el credo de los pobres

198
Papeles
Fecha de publicación: 
Junio 2009

En América Latina los diminutivos son muy habituales. Así Dios se convierte en "Diosito". Un "Diosito" sólo puede ser un ente cercano, familiar, bueno. Un ser que ama como padre y como madre. Es el Dios de los pequeños, de los "nadie". El Dios del Magníficat, que derriba los poderosos. Ante una Europa acostumbrada a teorizar sobre un Dios poderoso con lenguaje sapiencial, el "Diosito" latinoamericano se encarna en los más humildes y les habla en su lenguaje.

Autor/a

Jesuita. Estudió filosofía y teología en Sant Cugat, en Innsbruck y en Roma. Doctor en Teología, fue profesor de teología en Sant Cugat viviendo en L'Hospitalet y Terrassa. Desde 1982  hasta 2018 residió en Bolivia donde ha ejercido de profesor de teología en la Universidad Católica Bolivia de Cochabamba alternando con el trabajo pastoral en barrios populares Ha publicado con Cristianisme i Justícia L. Espinal, un catalán mártir de la justicia (Cuaderno nº 2, enero 1984), Acoger o rechazar el clamor del explotado (Cuaderno nº 23, abril 1988), Luis Espinal, gastar la vida por los otros (Cuaderno nº 64, marzo 1995).

Ayúdanos a difundir la tarea de Cristianisme i Justícia    Colabora