FacebookTwitterYoutubeGoogle PlusInstagram

Un Dios fronterizo, en la línea abismal de la exclusión

Crónica del acto de inauguración de curso de Cristianisme i Justícia con Boaventura de Sousa Santos.
Si Dios fuera un activista de los Derechos Humanos viviría en la línea abismal que nos separa de las víctimas de la exclusión radical. Sería un Dios fronterizo, que mira hacia ambos lados de la línea, buscando la manera de revelar la presencia de aquellos que existen, pero están ausentes, los que se encuentran allí donde no hay derechos ni protección.
 
Es así como imagina un Dios activista de los Derechos Humanos el sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos, pensador referente de los movimientos altermundistas, que ha participado este miércoles 2 de noviembre en el acto de inauguración de curso del centro de estudios Cristianisme i Justícia, que se ha celebrado en la iglesia de los Jesuitas de Casp en Barcelona.
 
De Sousa ha expuesto, en su ponencia, la necesidad de reconocer y validar el conocimiento que surge de los que están resistiendo a las formas de dominación que, según él, generan las grandes exclusiones: el capitalismo, el colonialismo y el patriarcado. Este conocimiento es el que no llega a nuestras universidades, dice de Sousa, y todo lo que pasa al otro lado de la línea abismal, no existe. Por ello reivindica una sociología de las ausencias que haga presente las historias de las víctimas, su sufrimiento, su resistencia. 
 
Para combatir estas exclusiones radicales, el sociólogo portugués cree que hay que ir más allá de los derechos humanos. Los avances que nos parecían irreversibles, ahora vemos que no lo son, ha alertado, recordando que sigue existiendo la violencia contra las mujeres, que asistimos a un retroceso en los derechos laborales y que el racismo crece. Y lamentó como el cementerio en el que se convirtió el Atlántico en la época del tráfico de esclavos, ahora es el Mediterráneo donde mueren tantas personas que buscan un futuro mejor.
 
Así, de Sousa afirma que vivimos en sociedades políticamente democráticas pero socialmente fascistas, en las que nunca había habido tantos muros como ahora, y en las que el miedo domina la esperanza. Es por ello que los derechos humanos deben ser también radicales. Dios, dice de Sousa, desgranando el lema de la ponencia, se preguntaría por las causas de la exclusión e intentaría combatirlas. Causas que el sociólogo sitúa en los sistemas capitalista, colonialista y patriarcal que dominan la sociedad, y en los que, dijo, también las religiones han tenido su participación.
 
Cuando habla de exclusión, de Sousa no se refiere sólo a pobreza, sino que tiene muy presente a todas las víctimas. Se ha referido especialmente y en varias referencias a la violencia contra las mujeres, y ha dedicado su conferencia precisamente a Lucía Pérez, la joven violada y asesinada en Mar del Plata (Argentina) el pasado mes de octubre y cuyo feminicidio ha causado una gran conmoción, especialmente en América Latina.
 
La ponencia del sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos ha inaugurado el curso en el centro de estudios Cristianisme i Justícia, un curso especial, como ha recordado su director Xavier Casanovas, que coincide con el 35 aniversario del centro y con la publicación del cuaderno número 200, con lo que el centro reafirma su voluntad de dirigir su reflexión hacia los nuevos retos del mundo de hoy, desde el mismo compromiso de siempre.

(Crónica realizada por Jesuïtes Catalunya)