FacebookTwitterYoutubeInstagramTelegram

Conmemoración del 40 aniversario del martirio del jesuita catalán Lluís Espinal

Se reedita el Cuaderno "Oraciones a quemarropa", incluyendo un texto inédito con su testimonio sobre la huelga de hambre de 1977

El 21 de marzo de 1980 por la noche, en Bolivia, el jesuita catalán Lluís Espinal salía del cine. Unos desconocidos le obligaron a entrar en un jeep. Espinal fue fue torturado y asesinado. Luis Espinal había llegado a Bolivia en 1968, cuando este país -y prácticamente toda América Latina vivía una época de dictaduras, represión y violaciones de los Derechos Humanos. Es también el año de la asamblea de los obispos de América Latina en Medellín, el momento en que sectores de la iglesia van madurando un proceso de cercanía a los pobres y a sus luchas: la teología de la liberación. En Bolivia, Espinal se convirtió en Lucho, y ejerciendo su trabajo como periodista y crítico de cine, denunció la injusticia, la pobreza, la falta de libertad o la represión militar. Su voz se había hecho incómoda para muchos. Tres días después, en El Salvador, era asesinado también el obispo Oscar Romero.

Espinal había trabajado en Televisión Española en los años 60 pero el contenido de crítica social de sus programas topó con la censura. En 1967, le prohibieron un programa sobre las viviendas miserables de los barrios marginales de Barcelona y una entrevista con Alfonso Carlos Comín, por lo que dimitió. Ya en Bolivia, su compromiso le llevó, como él mismo decía, a "gastar la vida por los demás".

En nuestro país, recoge su legado la Fundación que lleva el nombre de Lluís Espinal, y que trabaja en el diálogo fe-justicia a través centro de estudios Cristianismo y Justicia, con sede en Barcelona. 

Coincidiendo con el 40 aniversario de su asesinato, la Compañía de Jesús en Catalunya y el centro de estudios Cristianisme i Justícia (Fundació Lluís Espinal) tenían previsto organizar varios actos, que, dadas las circunstancias excepcionales originadas por la pendemia del coronavirus, quedan anuladas. Uno de los actos era una Vigilia de oración organizada por Magis. En este caso mantenemos el acto en directo desde las redes sociales: a las 22.30h del viernes 20 de marzo, desde el Instagram Live de Magis, bajo el hashtag #EnCasaConDios, Enric Puiggrós SJ conducirá la Vigilia de oración musicando los poemas de Lluís Espinal. 

Reedición de Oraciones a quemarropa

En conmemoración de los 40 años de su martirio, Cristianismo y Justicia reedita el Cuaderno "Oraciones a quemarropa" de Lluís Espinal, que se publicó hace 20 años. Ahora se ha añadido una introducción a cargo de Víctor Codina, que ayuda a enmarcar la figura de Espinal y entender estas oraciones que escribió para ser leídas en la radio. Incluye también esta edición su testimonio de la huelga de hambre, donde el mismo Espinal explica la experiencia vivida durante los 19 días de huelga de hambre en La Paz, a finales de 1977. Se trata de un texto inédito que tiene un gran valor testimonial.

Datos biográficos de Lluís Espinal
 
Lluís Espinal Camps nació en Sant Fruitós de Bages el 4 de febrero de 1932. Cursó los estudios secundarios en el colegio y seminario menor San José de Roquetas, en Tarragona. En 1949 entró en el noviciado de la Compañía de Jesús de Veruela, en Zaragoza. Pronto se manifestó su facilidad para escribir y comunicar sus experiencias y convicciones. Estudió latín, griego, literatura,... y más adelante filosofía y teología en la Universidad Eclesiástica de Sant Cugat del Vallès. Ya entonces aparece su sentido crítico frente a la teología tradicional que recibía en las aulas.
 
En julio de 1962 se ordena sacerdote en Sant Cugat. En aquellos momentos, la iglesia está viviendo cambios fundamentales y Espinal se siente entusiasmado por las perspectivas abiertas por el Concilio Vaticano II. En 1964, se marcha hacia Bérgamo, en Italia, para estudiar Periodismo Audiovisual con la especialización de cine para televisión. A su retorno a Cataluña trabaja en Televisión Española en el programa "Cuestión Urgente", que aborda temas de implicación social. En 1967, la censura prohíbe un programa donde aparecen las viviendas miserables de los barrios marginales de Barcelona y una entrevista con Alfonso Carlos Comín. Espinal dimite.
 
En 1968 se marcha hacia Bolivia, donde se convertirá en Lucho. Llega a un país con una gran riqueza humana y material, pero que se encuentra entre los más pobres de América Latina. Desde entonces hasta su muerte, en 1980, Espinal vive una época de terribles dictaduras, represión, cárceles, fusilamientos y violaciones de los derechos humanos... Se dedicó a la crítica y producción de cine, en la televisión, la radio y el periodismo. Quiso hacer de los medios de comunicación un instrumento de servicio al pueblo boliviano. Denunció la dramática situación del pueblo, la represión militar, y el narcotráfico.
 
En diciembre de 1977 se suma a la huelga de hambre de un grupo de mujeres mineras para obtener una amnistía para los presos políticos de la dictadura. Fueron desalojados por la policía pero un pequeño grupo continuó hasta que el gobierno concedió la plena amnistía. Espinal definió la huelga de hambre como una de las experiencias más intensas de su vida.
 
La noche del 21 de marzo de 1980, a la salida del cine, unos desconocidos le obligan a entrar en un jeep. Le trasladan al matadero del barrio de Achachicala. Allí es torturado y asesinado con 17 heridas de bala. La madrugada del día siguiente, un campesino encuentra su cuerpo en un vertedero camino de Chacaltava.
 
Ampliación de información:

  • Cuaderno "Oraciones a quemarropa", de Lluís Espinal, que incluye el testimonio de la huelga de hambre [descargar]
  • Artículo: "El papa Francisco y Luis Espinal", de Víctor Codina en el Blog CJ [ver]