Dos personas queridas nos han dejado

Descansen en paz
En pocos días hemos dicho adiós a dos personas queridas del equipo, dos teólogos que durante años han colaborado y aportado su tiempo y reflexión a nuestro centro de estudios.

En pocos días hemos dicho adiós a dos personas queridas del equipo, dos teólogos que durante años han colaborado y aportado su tiempo y reflexión a nuestro centro de estudios. 

Francisco Tauste Alcocer (Paco Tauste para nosotros) murió el 1 de diciembre a la edad de 77 años. Llevaba años participando activamente en el seminario de teología de Cristianisme i Justícia. Los que lo conocimos y apreciamos nos atrevemos a decir que era un gran sabio y un experto en todo lo que tenía a ver con el pensamiento. Disfrutamos mucho de su bondad y su conocimiento. Capaz de citar los clásicos griegos y latinos, al mismo tiempo que los enlazaba con los últimos textos publicados, tanto de filosofía, una de sus pasiones, como de teología. Pero, por encima de su inmensa sabiduría - González Faus decía de él que era el sabio del grupo. Paco destacaba por su humildad y su buen corazón. Quería y se hacía querer. 

Y el pasado viernes 9 de diciembre murió el jesuita Josep Oriol Tuñí i Vancells, después de una enfermedad que lo ha tenido convaleciente los últimos meses. Oriol Tuñí fue provincial de los jesuitas de Cataluña, decano de la Facultad de Teología, profesor hasta el pasado año del Institut de Teologia Fonamental. Pero, sobre todo, un estudioso apasionado del evangelio de Juan, obra a la que dedicó una buena parte de sus publicaciones. En Cristianisme i Justícia colaboró en el área teológica participando activamente hasta hace unos años en el seminario interno. El 2010 publicó dentro de la colección EIDES Ocho días con Jesús donde recogía su propuesta para un retiro de 8 días de ejercicios espirituales. 

A los dos los echaremos de menos por su sabiduría pero, sobre todo, por su gran humanidad. Descansen en paz.